www.remember-chile.org.uk

PORTADA

Pinochet para principiantes

La dictadura por dentro

Testimonios

Declaraciones

Noticias

Comentarios

Actividades

Enlaces

ENGLISH
Cartas
-
Comuniquese con nosotros
ESPAÑOL

El País, 28.4.00

Pinochet, acusado de ser el autor de la 'Caravana de la muerte' . La fiscalía pide un "juicio justo" para levantar la inmunidad al senador vitalicio. MANUEL DÉLANO, Santiago

Cinco de los abogados querellantes contra el exdictador chileno Augusto Pinochet acusaron ayer ante el pleno de los 22 magistrados de la Corte de Apelaciones de Santiago al general de ser el autor intelectual de los crímenes de la Caravana de la muerte, una comitiva militar que asesinó a 75 prisioneros políticos, y pidieron que le sea retirado el fuero que le ampara como senador vitalicio para que sea procesado por estos delitos. Por primera vez desde el golpe de Estado de septiembre de 1973, Pinochet recibe acusaciones de este calibre en un Palacio de Justicia de Chile.

Abrió el fuego contra Pinochet, con serenidad, la abogada Carmen Hertz, recordando como su marido, el periodista Carlos Berger, fue detenido después del golpe militar para ser después sacado de la cárcel el 16 de octubre de 1973 por los miembros de la comitiva que envió Augusto Pinochet a recorrer el país, nombrando como el oficial delegado a cargo de ésta al general Sergio Arellano. Berger fue asesinado y su cuerpo fue desmembrado por los militares. Su viuda pidió ayer el desafuero de Pinochet y su procesamiento por el secuestro del periodista, cuyo cuerpo hasta hoy no ha aparecido, al igual que los otros 13 prisioneros de la ciudad de Calama.

Con igual vigor prosiguieron después otros cuatro abogados querellantes, dividiendo sus argumentos. Alfonso Insunza apuntó a que Pinochet es autor e inductor de los crímenes, mientras Eduardo Contreras recordó a la Corte la jurisprudencia que sienta los juicios de Nuremberg y recordó la legislación internacional que castiga estos crímenes. Hiram Villagra enfatizó en que las razones de salud no son eximentes ante la justicia chilena y Boris Paredes, quien culminó las exposiciones, fue categórico, recordando que los dos únicos autores de los crímenes cuyos nombres son imprescindibles para entender estos delitos son Arellano y Pinochet.

La responsabilidad fue del mando, argumentó Paredes. Pinochet y Arellano eran los superiores jerárquicos. "No importan los fusileros, los que importan son quienes dieron las órdenes". La vinculación criminal de Pinochet y Arellano queda demostrada, enfatizaron todos los juristas, en que el primero nombró al segundo como oficial delegado de la comitiva militar. Además, una vez enterado de los delitos, Pinochet no ordenó investigarlos como era su obligación legal y, por último, ascendió a todos los miembros de la Caravana, dándoles puestos de responsabilidad en la DINA, el mayor aparato represivo de la dictadura.

Por la mañana y sumándose a la preocupación que expresó el Ejército en privado al Presidente Ricardo Lagos, el jefe de la Armada, almirante Jorge Arancibia planteó públicamente que existe preocupación en su institución por el proceso a Pinochet. La inquietud militar apunta especialmente a la actuación del Consejo de Defensa del Estado (fiscalía) quien se hizo parte de la petición de desafuero de Pinochet y cuya presidenta, Clara Szczaranski, que fue exiliada durante la dictadura, expondrá hoy ante la Corte de Apelaciones, y a la necesidad de que el general tenga un "proceso justo". A su vez, el jefe del Ejército, general Ricardo Izurieta, pidió "prudencia", recordando que lo que tenía que decir al respecto, ya se lo informó al Presidente. El ministro del Interior, José Miguel Insulza, quitó relieve a las palabras del almirante y replicó considerando "natural" la preocupación en un tema en el que es difícil "pedir indiferencia", y que lo relevante es que se respeten las atribuciones de la justicia. En el mismo sentido, el portavoz del Gobierno, ministro Claudio Huepe, llamó ayer a tomar con tranquilidad el proceso de desafuero.

"Cumplir con su deber"

El Cuerpo de Generales en Retiro del Ejército criticó ayer en duros términos la actuación del Consejo de Defensa del Estado (fiscalía) en el caso Pinochet, al vulnerar principios jurídicos y "perseguir a quienes no hicieron otra cosa que cumplir su deber".

Contrastando con la parquedad, frases elípticas y gestos simbólicos con que los jefes de las Fuerzas Armadas suelen expresar su malestar por el acoso del que se sienten víctimas en los tribunales, los militares en retiro hablan con la libertad del que ya no está en las filas y la fuerza que les da el que muchos de ellos estén acusados en los tribunales.

La declaración de los generales retirados acusa al CDE de actuar contra Pinochet con un procedimiento "desprovisto de ética y diametralmente opuesto" al que argumentó el Gobierno de Chile en Londres, donde, basado en exámenes médicos, pidió la liberación de Pinochet por razones humanitarias.

El CDE, que defiende los intereses del Estado, se ha opuesto con vigor en Chile a que se le practiquen exámenes médicos previos a los alegatos al ex dictador, porque sólo corresponde hacerlo con un procesado, según la legislación nacional.

Inicio